CERTAMEN LITERARIO MENCION: SRA. OLGA EHREMDERT (KADIMA RIVERA)

ISRAEL, MI QUERIDO PAPÁ

Esto que les voy a contar, no lo llamaré cuento, sino narración y no comenzará con “había una vez”, sino en un lugar del que su nombre no recuerdo, lo que sí sé situado en la campiña polaca, en el partido de Camionka, en donde vivía una familia como tantas. Ésta tenía 5 hijos, alguno más chico, otros más grandes, del que su historia voy a contar.

Trabajaban de sol a sol en su campito, un hijo en la cuna, otros en Varsovia estudiando, los del medio trabajaban cuidando sus pocas vaquitas, sembrando, sesgando el trigo. Así los días pasaban uno tras otro; pero Israel, uno de los 5 hermanos, encorvado poniendo simientes en la tierra, soñaba con puertos lejanos, con otros lugares allende el mar….11, 12 añitos tenía, no eran tiempos completamente de paz, enemigos a caballo de vez en cuando los hostigaban, tiros a sus puertas tiraban y luego, la calma. Calma por un tiempo, hasta cuando no se sabía, de todos modos, había que volver a trabajar.

Israel a sus padres les contó de sus ansias de volar del nido, su madre lloró, su padre más serio que de costumbre gritó _”de esto no se habla más”. Israel calló su voz, pero no abandonó sus ganas y al tiempo, insistió. Su madre volvió a llorar y su padre muy serio replicó _”esto es grave, al Rabino hay que ir a ver”. Fueron todos a contarle y pedir consejo. El Rabino, luego de mucho pensar les dijo: _”De ustedes aprendió lo mejor, a ser buen hijo y buena persona, eso lo llevará consigo por siempre y a todo lugar. No se le puede cortar las alas a un pichón que comienza a volar, al contrario, hay que ayudarlo”.

Regresaron y los preparativos del viaje comenzaron, que un primo acá, otro más allá, hasta que un tío abuelo en Argentina apareció. Le escribieron y éste contesto que “bueeno, lo espero”, y su dirección envió. Llegó el día de la partida, ya pasado su Bar-Mitzvá y con 13 añitos a su madre por última vez besó y, ésta, llorando, cortó su larga trenza cobriza y se la entregó diciéndole “además de todo mi amor, mi cabello por siempre te acompañará”. Su padre muy fuerte le abrazó y por primera vez vio en su rostro, lágrimas rodar.

El viaje duró muchísimo. Israel se hizo de amigos que, igual que él, viajaban a América dejando atrás la campiña polaca. Mucho tiempo después me enteré que, a estos amigos se los llamó “shifn brodher” (hermanos de barco), a quienes luego yo llamé tíos.

Israel a Argentina llegó, pero su tío abuelo se borró. Solito y sin idioma castellano, se quedó sentado en la vereda llorando, si hasta su apellido en la aduana le habían cambiado. Una vecina judía se apiadó de él y lo llevó a su casa, le dio comida y trabajo y así poquito a poco empezó a transitar en su nuevo mundo, junto a sus hermanos de barco.

Cartas y fotos mandaba a sus padres a Polonia que eran respondidos de inmediato.

Un día se dio cuenta de cuánto había crecido, veinte y pico de años tenía cuando se enamoró de una hermosa judía criolla. Envió fotos de su casamiento a sus padres y éstos, la foto de una casa que le prepararon para que regrese a vivir allá. No, les contestó, ahora mi mundo es este, este es mi hogar.

Todo fluía dulcemente hasta que el ruido de cañones se escuchó, vientos de guerra se levantaron. Asustado, a la aduana de Buenos Aires corrió para averiguar cómo hacer para traer a su familia. Le respondieron “no eres su hijo, su apellido no llevas”….ni gritos, ni súplicas, ni cartas ni fotos sirvieron….recurrió a un abogado para poder arreglar su apellido, fue en vano. La guerra estalló y a sus hermanos y padres perdió.

La vida para él siguió. Era muy buena persona, quería mucho a su mujer y a sus hijos, y por ellos luchó duro pero, a veces, sus grandes ojos celestes como el cielo, como el mar que cruzó buscando nuevos horizontes, se llenaban de lágrimas….Y así, poquito a poco se hizo viejito y del lado de su esposa e hija partió envuelto en su talej que de Polonia trajo apretando entre sus manos una larga trenza cobriza que siempre lo acompañó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s