CERTAMEN LITERARIO MENCION: TOMAS ARGUELLO/ SIMJA / PARAGUAY

LA ODISEA Y LA DICHA FUGAZ DE UNA JOVEN

Según cuenta una mujer conocida mía, desde muy temprana edad ella soñaba con tener un hogar. Quería ser la elegida de un hombre comprensivo. Pero todo lo que encontró en su camino era falsedad: creyendo en la verdad de los sentimientos expresados, le daba todo de sí, lo mejor, al primer galán que se le presentaba.

Junto con uno de los muchos que le mintieron, vivió mucha historia. Parecía que esta vez, había encontrado al hombre ideal, el de sus sueños. Pero la relación sólo duró un tiempo. Y nuevamente quedó sola. Un fuerte impulso de demostrar que podía amar a un hombre y hacerlo feliz, que lo podía comprender y dedicarle su ternura, a veces sin ningún interés, la movía a seguir buscando. Le bastaba una mirada de afecto para responder con todo su cariño. Pero así fácilmente caía en los brazos de aquel que decía que le brindaba su querer.

Lastimosamente, cuesta comprender una situación que se vive, movida quizás más por la soledad que por el placer de la carne en los momentos de pasión y sin ninguna proyección futura y sana. Esta mujer, de amante corazón, recibía muchas críticas de amigos y familiares por vivir la libertad de elegir a quien le confiaba su amor.

Por fin llegó a su existencia lo que tanto esperó y soñó: un hombre bueno, de nobles impulsos y mucha dedicación. En cuanto a su vida de ensueño, se asemejaba a la de ella por sus ideales y aspiraciones. Este hombre que ya no confiaba en casi nadie, se abrió con ella y, en medio de la duda se pusieron a hablar varias horas. Se fijaron lugar y días para los encuentros. Se comprometieron a confiar y creer entre ellos. Disfrutaron de la mutua compañía y aprendieron a soñar sin miedo. Así sucedió que de la odisea pasó a la alegría esta conocida mía, la que me comentara un día cualquiera su historia.

Las malas lenguas comentaban sobre esta relación y aconsejaban con cizaña: “¿:qué vas a sacar de ese viejo”? ;¡“tiene mucha más edad que vos, ese no te conviene¡!”¡Debes  elegir alguien de tu edad”. ¡Malditas palabras que a veces se murmuran!. Del valor del hombre y de la mujer no se ha sacado una medida todavía. Tal vez la dedicación y el cariño ajenos despiertan envidia en la gente.

Ella continuó su historia diciendo:-“Hoy, a los 27 años, encontré a un hombre mucho mayor que yo, que tiene 50 años pero llenos de vigor y alegría de vivir. Me dedica todo lo mejor, cuidándome hasta en lo más mínimo. Me da todo de sí, dedicándome lo que nunca imaginé que un hombre mayor me daría. Muchos hombres me engañaron, fueron palabras floridas pero promesas incumplidas. Se aprovecharon de mi nobleza, se burlaron, pero yo seguía amando aún. Sólo pensaron en placeres pasajeros. Así huyen muchas veces los hombres de sus responsabilidades: consiguen lo que quieren y luego desaparecen. Pero no, amigas y amigos, no se engañen considerando sólo la edad de las personas. Más bien les invito a vivir el sentido de responsabilidad y honestidad”.

Sabias palabras las de esta conocida mía. Con esta forma de pensar concluyó su breve reseña amorosa, valorando el amor verdadero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s