CERTAMEN LITERARIO MENCION: Bernardo José Pantychowski /CIAM JOFESH

“VIVA LA VIDAAA  –  VIVA EL AMOOOOR”

Comienzo con este grito y exhalando un suspiro recuerdo todo lo que he vivido con una hermosa y dulce compañía llamada Norma Beatriz con quien tuve tres maravillosos hijos y para que hablar cuando llegaron los nietos. Pero la vida te da momentos felices pero también sinsabores. Para qué entrar en detalles, ya que ustedes vivieron o imaginan todo cerrando los ojos, y se produjo lo que no esperamos, pero el destino viene marcando los pasos a seguir y la voluntad del todopoderoso decide sobre nuestro futuro. Después de años de armonía llegó la etapa de convivencia con una enfermedad que se adueñó de mi adorada y querida Norma Beatriz.

Acompañé, ayudé y seguí junto a ella hasta el día en que le ofrecí un desayuno con todo mi amor y apretando los labios para no llorar le dije “amor mío te preparé un rico café con leche y algo dulce como vos”

Sentía que mi corazón se desgarraba y que yo no tenía fuerzas para cambiar el curso de las decisiones divinas…Me contestó con un hilo de voz…“por favor déjame descansar un poquito más”. Y se fue…lloré desesperado por no haber tenido la oportunidad de ayudarla. Pero como era el primer día del año nuevo judío fui al templo y entre sollozos rogué que su alma fuera bendita.

Pero el supremo te da la oportunidad de elegir como vivir y después del duelo y con todo el respeto a quién llenó de amor mis años, retomé el ritmo del trabajo.

Una persona llamada Irma, que conocía a mi esposa fallecida y que la apreció durante la última etapa de su vida, logró cambiar el rumbo de mi vida, pues me vio durante todo el proceso antes descripto  y que también supo comprenderme

después. Con todo el recuerdo y sentimiento compartido fui recuperando mi fé en Ashem para encauzar mi futuro, guardando el debido respeto por todo lo vivido. Así que ahora tomé fuerzas para seguir viviendo sin angustias para trasmitir esta nueva esperanza y el optimismo a todos los que nos rodean en cualquier centro y comunidad sin distinción de género ni clase social. Que bien hace al espíritu ofrecer felicidad, porque vuelve potenciada y si la risa es salud como dicen los médicos, también esa salud propia es percibida y retribuida por todos los que nos rodean. Y digo junto a mi actual compañera Irma en la nueva vida:  VIVA LA VIDAAA – VIVA EL AMOOOOR por todos los años que restan.

TAMBIÉN  SE PUEDE QUERER DE NUEVO Y DISFRUTAR DE LA VIDA

PD: para los que lean este mensaje y deseen imitarnos, hurra, porque siempre se puede sin límite de edad y si no lo creen, consulten sin cargo. 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s