CERTAMEN LITERARIO MENCION: ADRIANA SANDEZ / EDAD DE PLATA/ C.A.M.I.

La película perdida

Al encontrarla pasó de lado aunque le llamó la atención, volvió al rato sobre sus pasos y al ver los actores que intervenían la compró.

Resultó lo que esperaba, estaban todos los ingredientes de las películas americanas sentimentales de entonces. La familia como rector de la vida y amores que se insinúan y muestran el beso en la boca como inicio y fin de la pasión.

Pero había más, mostraba las consecuencias psicológicas y sociales de los que retornaban de la segunda guerra mundial. Y por supuesto los valores positivos de la época, la amistad, la honestidad y la nobleza de sentimientos.

La vi dos veces, siempre hago lo mismo con los films que me gustan y decidí que nunca saldría de casa, no era una película para prestar.

Reconozco que me conmueven más los films de la época en que empezaba a soñar, son como parte de mi historia, como si los sentimientos que me provocaron fuesen más importantes que los que vivía a diario.

El cine sería un refugio tal vez, todos dejamos nuestros problemas atrás cuando estamos con las luces apagadas mirando esa ficción que nos hace reír o llorar. Sintió de nuevo la necesidad de ilusionarse con los seres de pantalla. La vida se va desgajando a veces como una planta, que aunque está erguida deja caer las hojas hasta quedar desnuda. Así que inclinó la cabeza a recoger las ilusiones del sueño.

La realidad no era edificante en esos momentos en el país y aunque su capacidad de lucha nunca había declinado ante las dificultades insuperables del vivir diario decidió hacer un lugarcito para una fantasía inocente.

Dejó un poco de lado los diarios y se dejó envolver por historias que desde la televisión o los CD’s comprados en el parque le curaban las heridas que la realidad abría cada mañana.

Un día revisando las películas que guardaba no la encontró. Revisó los cajones, movió libros de lugar, discos de música y todos los lugares en donde podría estar. Preguntó a sus amigas si la había prestado. Quiso comprarla de nuevo pero ya no podían ubicarla. Nada de nada.

Mi departamento no es tan espacioso como para no encontrar algo perdido y como mi insistencia se había convertido en algo obsesivo terminé por preguntarme  que había detrás de esa búsqueda desenfrenada.

La mirada serena de los ojos marrones del actor y su forma varonil de enfrentar las dificultades me perseguía hasta los umbrales del sueño, hasta que me recordaron algo que de tanto haberlo incorporado a mi vida ya no veía.

Eran sus ojos cuando nos conocimos y los consejos inteligentes y bondadosos que nos envolvieron hasta ser uno.

Ahora no dudaba al apretar el botón del ascensor, siempre era el número uno, mis dedos no se resbalaban hace el dos.

Por eso supe que nunca iría a encontrar la película que faltaba aunque le había prometido a él que lo buscaría en este mundo y en el otro también.   

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s