CERTAMEN LITERARIO MENCION/ SRA. M.ELENA G. DE MARIÑANSKY

ENAMORADA

Mi tan querido:

                                     Durante los cincuenta y seis años que compartimos escribí muchas cosas sobre nosotros, pero no una carta de amor, parecida a un ave viajera en una dimensión inefable, con algunos de nuestros preciosos momentos. Quise que ésta lo fuera.

                 Tiene las burbujas de colores de aquel 21 de septiembre en que nos conocimos, algo de la claridad de esa mañana, en cuya gracia, sin darnos cuenta, nació este sentir profundo que agradezco y celebro, aunque ya no estás entre nosotros. Haber sido amada por ti fue para mí lo más valioso.

                Yo estudiaba, trabajaba como maestra; tú ya eras médico.¡Cuánto me alegraban tus llamadas! Las recibía en casa de una de mis tías; en la de  mis padres no teníamos teléfono. Estaba lejana la época de los celulares.

Cuando comenzamos a salir, era un placer caminar contigo con tu mano en mi cintura; atesoro tu expresión cuando me decías “divina”; lo hiciste hasta en tu últimas etapas

Con tu honestidad admirable me propusiste matrimonio, y nos casamos al año y medio de conocernos . .

Al dirigirme hacia el altar del brazo de mi padre , creía caminar sobre el aire.

        Nuestra luna de miel fue inolvidable. Llevo en mi cartera una fotografía en la que se te ve remando en Bariloche; me emociona la fuerza que trasmite la visión de tu pecho y tu sonrisa: en mi escritorio una foto nuestra sentados en la hierba: tengo puesto un abrigo que me regalaste y me miras muy dulcemente. Sobre  mi mesa de luz desde un pequeño y fino portrarretrato  una foto encantadora de los dos en traje de baño.

Al poco tiempo de casarnos sufrí la dolorosa pérdida de mi madre. Por tu ayuda conseguí seguir adelante.

Aprendí a acompañarte en las rispideces de tu trabajo. No fue fácil.

Nuestros chicos nos dieron alegrías y tristezas: la gloria de la niña; la enfermedad del nene.

Logramos una vida familiar muy afectuosa; nos rodearon cálidas amistades. En los viajes frente a otras culturas, otros paisajes , nuestro romance florecía. En la ciudad  disfrutamos la música, el arte, el cine, el teatro.

Muchos pacientes valoraron tu laboriosidad y tu sabiduría ;reconocieron en ti cualidades admirables ;siempre te recordarán los que ayudaste en su padecer,

La pasión  nos unía con lazos muy fuertes, aún en épocas duras. Nos parecía reconocer sus reflejos en los giros de  alguna música especial.

Tuvimos la felicidad de casar a nuestra hija con una muy buena persona, y nos dieron dos nietas bellas e inteligentes.

Por nuestro muchacho hicimos todo lo que pudimos: tú siempre estudiando remedios para curarlo; yo tratando de mejorar su vida.No se pudo evitar su fin tan penoso.

           El pensamiento se detiene cuando te enfermaste.

Parecía imposible en un ser como tú dedicado a aliviar las angustias de la gente. Te cuidé amorosamente.;quise tener la abnegación propia de ti;no sé si lo logré.

Festejamos tu último cumpleaños;soplaste las velitas en compañía de tus hermanas.;tu nieta mayor sacó fotos que colgué en la sala.

Sólo busco la paz en tu amada memoria, plena de esa asistencia tuya a los pesares nuestros y de los demás.

Siento que vuelvo a recorrer la playa esteña como tantas veces lo hacíamos juntos planeando entusiastas un próximo viaje;te encuentro en un punto, el sol nos envuelve, nos abrazamos, te doy un collar de caricias y besos que enhebramos entre los dos.

                                  Siempre seré   

                               TU ENAMORADA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s