CERTAMEN LITERARIO: MENCION/ SRA LYDIA POPRITKIN/ RAICES / SAN JUAN

AMOR DESAMOR

         Los recuerdos se van hilvanando poco a poco, y casi puedo revivir la alegría, el dolor, la desilusión y la humillación de esa época.

          Se llamaba Paul, era belga y su padre era tallador de diamantes.  Lo con ocí en una quinta, invitada por una amiga y ya desde mi llegada comencé a deslumbrarme.  Un lugar magnífico, donde había un criadero de visones.  Salvo a Ruth, mi amiga, no conocía a nadie y todos me parecían de una clase social y económica muy diferente a la mía.  Hablaban en francés, en inglés, de lugares que estaban para mí sólo en los mapas y todo era un mundo de fantasía deslumbrante y lejano.

          Por la tarde yo estaba en el parque bastante deprimida, cuando de pronto se acercó Paul y comenzamos a charlar con toda naturalidad.  Me contó que se había recibido de Contador (yo recién comenzaba la Facultad), que hablaba cinco idiomas y que tocaba el cello en el Cuarteto Universitario.  A partir de allí nuestro tema fue la música y me di cuenta que él tomaba cada vez más interés y, de alguna manera estaba sorprendido por mis conocimientos, que por cierto no eran técnicos.

          Me pidió el teléfono y nos encontramos a la semana siguiente.  Yo levitaba, era tan inteligente y fascinante todo lo que contaba…

…me invitó a un concierto en el Colón,-yo no lo conocía- y luego a un casamiento en el Plaza Hotel, donde estaría  toda su familia.  Me desesperé y contabilicé no menos de nueve excusas para no ir, pero el atractivo era muy fuerte.

          Mi guardarropas era muy escaso y mis padres no me podían comprar un vestido de fiesta, tampoco podía yo con lo poco que ganaba en un estudio contable; saqué mi vestido de graduación, sabiendo que no era el adecuado,  pero…era tan joven y estaba tan feliz, hasta que llegué al hotel.  Los vestidos refulgían con sus pailletes, sus lamés, las alhajas, pero sobre todo se notaba buen gusto y high class.

          De todos modos no fue mi único resbalón en la carrera por mejorar mi posición social.  Una semana después,  su familia nos invitó a una estancia y hoy, a cuarenta años de aquella aventura, todavía me avergüenzo al pensar la imagen que habré causado en esa familia europea, de abolengo con mis horrorosos pantalones pescador verde, una camisa a cuadros y unas sandalias indescriptibles.  A mí me parecía un conjunto “canchero”, pero el contraste con la otra gente debe haber sido grotesco.

          Yo observaba detenidamente cómo usaban los cubiertos y la delicadeza al comer, cómo estaban servidas las fuentes y trataba de imitarlos, pero, como se dice en criollo “se me debía notar la hilacha”.

          A pesar de todos mis temores y complejos, Paul seguía invitándome a salir, era Pigmalión, eran cines, conciertos, teníamos charlas que duraban horas y hoy, mirando hacia atrás no sé si estaba enamorada realmente pero él representaba todo lo que era inalcanzable para mí.

          Poco tiempo después Paul tocó en un concierto y yo asistí con una amiga. Estaba su madre  y en el intermedio me acerqué a saludarla…y entonces vino el cataclismo.  Me apartó y me dijo quedamente –no me gustas para novia de mi hijo-.   Quería escapar pero a la vez debía  esperar a Paul y contarle lo que había pasado.  Apenas lo ví, supe que las palabras de la madre no le eran ajenas.  Estaba frío y distante.  Me propuso dejar de vernos por un mes para pensar y tomar una decisión, que obviamente ya estaba tomada.

          Volví a mi casa llorando y mi ansiedad me hizo cometer un error fatal.  Llamé yo y quedamos en encontrarnos.

          Qué tristeza percibir en los ojos de alguien, que uno ya no forma parte de su vida, que se rompió ese hilo mágico.  Recreo en mi memoria y en mis emociones la inmensa, irreparable sensación de desubicación, incomodidad y abatimiento que me produjeron sus palabras: “no sos la mujer para mí”…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s