CERTAMEN LITERARIO: MENCION: SR. LUIS A. MULLER/MOMENTOS FELICES COMPARTIDOS

El destino

Embajada de Rusia, en Nueva Delhi, la India, se realizaba una fiesta festejando la separación rusa de la Unión Soviética. La anfitriona era la agregada cultural rusa Nadina Maroma, una hermosa abogada de 29 años, con un promisorio porvenir.

 La reunión estaba en su apogeo y en ese momento hizo su entrada la delegación norteamericana compuesta de jóvenes diplomáticos, entre los que se destacaba George Mitchum, un joven de 38 años, agregado militar con el grado de teniente coronel.

          Llego el momento de la cena, y casualmente Nadina y George ocuparon los asientos contiguos. Como los dos sabían ruso e inglés, comenzó una charla sobre cuestiones internacionales, pero luego llego la hora de la cena, donde no falto el consabido caviar ruso rociado por un exquisito champagne rosado, el postre fue un helado de sambayón granizado, acompañado con un omelet de frambuesa. Comenzó la reunión danzante, amenizada por una orquesta de señoritas, y  galantemente George invitó a Nadina a bailar un tango, y en la charla surgió el comentario de que los dos habían estado trabajando en Buenos Aires, donde lo aprendieron con la orquesta de Piazzola. Esto dio lugar al interés de Nadina por volver a la Argentina, cuyos lugares más hermosos le faltaba conocer.

          Culmino la reunión, e intercambiaron sus teléfonos con la promesa de verse nuevamente. El primero que llamó fue George, que la invitó a recorrer parte de la India

En un coche Mercedes Benz, que le facilitó la embajada; así se inició una corriente de simpatía entre ambos, que al final del viaje se convirtió en un gran amor.

Pero al llegar a Nueva Delhi, Nadina fue sujeta a un sumario, pues la relación con George no fue mirada con agrado, y Nadina fue enviada de inmediato a Moscú, para ejercer tareas administrativas en el parlamento soviético.

          Al enterarse George se comunico telefónicamente con Nadina expresándole su preocupación por lo sucedido. Pasaron seis meses y George fue transferido a la Embajada de Estados Unidos en Moscú, encontrándose nuevamente con Nadina, pero en forma secreta para no comprometerla. La situación entre ellos era cada vez más delicada, con el agregado de que se había suprimido la salida de todo funcionario ruso al exterior, y la única excepción era la de formar parte de una delegación diplomática.

Pero dio la casualidad de que en Buenos Aires se realizó una Convención de delegaciones diplomáticas y afortunadamente George y Nadina fueron invitados a la misma.

Al llegar a la Argentina los dos decidieron renunciar a sus cargos, y pese a la oposición de la embajada rusa, decidieron huir a la Patagonia, estableciéndose en la ciudad de Esquel, donde actualmente viven en paz y felicidad dedicándose a la cría del ganado ovino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s