CERTAMEN LITERARIO 2015 /GANADORA 11º/SRA. ELENA SIEMIEN/KADIMA DE NEVE SHALOM

Y dónde está el cadáver?

Éstas fueron las palabras del Director Médico del Hospital Z a las 3 de la madrugada de un día sábado.

Mi nombre es Elena, estudiante de la carrera de Farmacia de la UBA, y como practicante, ese día estaba integrando el servicio de guardia de ese Hospital.

Cabe aclarar que yo no tenía mucho conocimiento en lo que concierne al funcionamiento de las Guardias Hospitalarias, y ese dia era la segunda actuación mía en ese ámbito, y además reemplazaba a su titular, pues se ausentó por casamiento de su hermano.

Se puede decir que fui una víctima inocente de una broma diseñada con gran habilidad y humor negro dedicada a los practicantes novatos que ese dia habían arribado.

La guardia del día sábado era particular pués estaba constituida por personal grande en edad, con compromisos laborales, por lo tanto era especial para poder realizar su práctica inicial médica. Por ejemplo, uno de ellos era oficial de policía que llegaba al Hospital vestido con su uniforme profesional completo incluida su arma reglamentaria. Era casado con 2 hijos.

La constitución de la guardia era: Jefe de Guardia, Asistente Cirujano, Médico de Auxilio, Practicante Mayor, 2 practicantes menores, todos ellos con designación oficial y además cada dia había un practicante de Farmacia, un laboratorista y un Técnico en Hemoterapia, y los practicantes concurrentes aún sin ser médicos, asistían con autorización de la Facultad.

Todo comenzó luego de cenar en el comedor del Hospital.

Había invitado a algunos de ellos a tomar café en la Farmacia, era un momento amable, hasta que comenzamos a escuchar gritos y tiros de arma de fuego en la Sala de Guardia. Corrimos para ver qué estaba sucediendo y oh!  La sorpresa espantosa…, pués se había producido un hecho sangriento por una pelea entre 2 de los médicos, utilizando el arma del policía médico.

El herido estaba en una camilla de uno de los boxes y se lo veía seriamente lastimado, por la abundancia de sangre en su ropa y la sábana que lo cubría. El ambiente era confuso y caótico. Yo, entré en pánico al enterarme que el herido había “fallecido”.

Asustada ante esta situación, sin darme cuenta que era una broma, llamé a mi jefe que vivía en San Isidro, y él, tan cándido como yo al Director del Hospital.

Todos me miraban y sonreían, hasta que el sereno me avisó que era “mi bautismo”. Ahí, con gran vergüenza, me di cuenta de todo. “Había caído en la trampa”. El fallecido estaba parado al lado mio vivito y coleando.

Mi falta de experiencia y mi dramático sentido de la vida al pensar en la familia del supuesto fallecido, me llevaron a  una situación delicada con el llamado a la autoridad.

En definitiva, perdí mi inocencia, los protagonistas fueron sancionados internamente. El Director, viejo conocedor de esas situaciones fue benévolo y todo pasó. Salvo, que el episodio trascendió a las guardias de todos los hospitales de la ciudad, y recibimos muchas cargadas durante mucho tiempo.

Tragame tierra!!!!! Pedía yo, y cuando me preguntaban que había pasado, sólo podía ponerme a llorar por la humillación sufrida.

Autora ELENA SIEMIEN (81 AÑOS)  GRUPO KADIMA DEL TEMPLO NEVE SHALOM -GANDARA 2479 CABA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s