CERTAMEN LITERARIO 3º PREMIO – RAICES (SAN JUAN) FANNY ESCOLAR DE SIERE

HOMENAJE

Franco tenía los ojos azules, muy azules, quizás como el cielo, quizás como el mar. Dicen que allá a lo lejos, el mar parece juntarse con el cielo. También cuentan  que a veces las olas  azotan la costa violentamente, como la vida golpea a algunos hombres.

La hojarasca de años va  velando mis recuerdos Siempre  surge la imagen de mis      vecinitos  tirados en el piso, formando en fila los soldaditos de plástico, coloreando   los mosaicos con interminables batallas.

Uno de ellos era Franco. Me acuerdo que Franquito siempre quería ganar. Si no

triunfaba, los ojos azules se le ponían transparentes. Él ansiaba ser soldado para     manejar  un tanque. Recuerdo que esperaba las fiestas patrias para ver marchar los    soldados. Cuando los uniformados pasaban con su paso marcial, él los aplaudía   fervorosamente.

Los domingos jugaba  a la pelota con los otros chicos del  barrio. Franco  cruzaba la  cancha, sin perder la pelota hasta lograr el gol. Entonces su mirada azul  se encendía con brillo y su grito de –¡ gol … goool !, resonaba en los altos álamos.

Cuando prometió fidelidad a la bandera en la escuela, su mamá le sacó una foto que    Franquito la mostraba orgulloso.

Franco tenía una habilidad especial para las matemáticas  y lo llamaban “Calculín”.   Mientras los demás alumnos se perdían en el laberinto de  números y cuentas, éI terminaba primero. Mostraba sus destacadas aptitudes físicas e intelectuales y   parecía gozar especialmente de sus logros.

Franco parecía  destinado a ser un ganador. Sí …UN GANADOR.

  Leía apasionadamente los libros de Emilio Salgari. Las aventuras de corsarios y     piratas lo desvelaban y los imitaba en sus juegos con el grito de – ¡al abordaje!

Cierro los ojos y me parece verlo a mi vecinito, con su salto elástico vibrando  con ese grito de guerra, quizás como una premonición. Después me mudé con mi familia a otro barrio. La vida nos fue separando. Loa años fueron pasando con sus  acontecimientos trascendentes e intrascendentes. Nunca más volví a ver a Franco.

A veces me preguntaba, qué había sido de su vida y si había llegado a ser un triunfador, como él quería. Yo  sólo navego por Internet y sueño. Sigo soñando con el mar azul, con la bondad y la justicia.

Hace poco lo supe…

Cuando fui a un acto de inauguración de un monumento  a los caídos en Malvinas, ¡encontré su nombre y apellido entre la nómina de los fallecidos!

 Tenía los ojos azules, muy azules.. quizás como el cielo, quizás como el mar que conoció para llegar a las Islas Malvinas, donde dio su vida por la Patria.

Yo te prometo, Franco, que la guerra que no pudiste ganar…

¡LA GANAREMOS NOSOTROS EN LA PAZ!

 

                                                

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s