UN SUEÑO HECHO REALIDAD DESDE LA PLATA

AUTORA:CHENDEL MACHLUK

UN SUEÑO HECHO REALIDAD

(El presente trabajo ha participado del CERTAMEN LITERARIO ORGANIZADO POR AMIA PROGRAMAS SOCIALES AREA ADULTOS MAYORES, EN EL MARCO DEL 120º ANIVERSARIO (2014)

Mi nombre es Schendel, y como inmigrante e hija de inmigrantes puedo asegurarles que tengo mucho para contar; pero hay algo que siempre estuvo en mi corazón que paso a relatarles.

Desde pequeña, en mi hogar de inmigrantes judíos polacos, se relataban historias, algunas entrañables y otras muy dolorosas.

¡¡Cómo no recordarlas!! Siempre giraban sobre la vida de mi madre Chaja, en un hogar muy humilde, con un padre muy religioso y huérfana de madre. Mi padre, más parco, agregaba las de él: huérfano de padre desde pequeño, ayudando siempre a su madre.

La historia sigue…

Estas dos almas se unieron en matrimonio,  huyendo de los nazis, llegan a Rusia. Allí se separan, ya que Aarón, mi padre, es incorporado a la división polaca del ejército ruso, y mi madre queda sola.

Una vez finalizada la guerra, se reencuentran en un campo de refugiados en Austria. De este reencuentro “posguerra” nace esta persona que escribe, en Linz, a.d. Donau, Austria.

¿A qué viene todo esto con lo del sueño realizado?

Es que la historia entrañable de mi madre era sobre el lugar donde yo había nacido. Ella lo repetía describiéndolo como si fuera un paraíso. ¡Y cómo no lo iba a ser después de lo vivido…! Además, siempre acotaba: fui atendida en un hospital, y vos naciste como una princesa….

Entonces en mi mente fue creciendo una idea: conocer ese lugar donde había nacido. Y ahí fui, ni bien pude, con mi esposo.

Como Linz no se encontraba dentro de los circuitos turísticos convencionales, armamos uno a conveniencia mío: navegando el río Danubio

La travesía por el Danubio suscitó en mi sentimientos contradictorios. Continuamente me preguntaba si por esos paisajes tan hermosos habrían estado mis padres… ¡ Cómo los disfruté! Al mismo tiempo, no podía dejar de pensar que ellos quizás habían pasado por allí, cada uno por su lado, en otro tiempo y en otras circunstancias, o cuánto habrían sufrido hasta llegar al campo de refugiados…

Al llegar al puerto de Linz hicimos una extensa excursión recorriendo sus calles y sus lugares característicos y ahí sentí que realicé mi sueño de conocer el lugar donde había nacido, y pude reencontrarme con las imágenes que quiso transmitirme mi madre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s