Ingresar al 5775 de la mano

El orgullo de ser parte

Por Batia Nemirovsky*

Rabí Jaim de Zunz  nos lega este relato: Un hombre  vagaba, perdido, a través de un espeso bosque. Había estado caminando durante muchos días. Tenía hambre, sed, cansancio y estaba muy asustado. Cuando las  últimas gotas de esperanza se evaporaban de su corazón, vio a la distancia una mujer. “¡Estoy salvado!”, pensó. “Sin duda, ella sabe cual es  la salida de aquí”.

El hombre  y la mujer comenzaron a correr el uno hacia la otra y en cuanto más se acercaban  podían ver su mirada de expectante ilusión. Jadeantes, dijeron al mismo tiempo: “Gracias a Dios que hay alguien más en este bosque. Pensé que nunca iba a encontrar mi camino”. Rápidamente el optimismo se fue de sus caras al darse cuenta de que ambos estaban perdidos. Pasó un momento antes de que pudieran levantar la cabeza una vez más, pero lo lograron. 

Tuvieron la suerte de encontrarse. Ella…

Ver la entrada original 607 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s